¿La policía a disposición del ciudadano, o el ciudadano a disposición de la policía?

Breve opinión sobre las cuestiones burocráticas de la fuerza federal y pública.


POLICÍAS DE LA FEDERAL. FOTOGRAFÍA: MAURICIO ACOSTA

Por: David M. Danaher | especial: del editor al lector

Es sabido que, si algo nos ocurre. Cualquier sea el hecho o delito. La policía, por deber del Estado de garantizar nuestra seguridad, es quien debe actuar en defensa de la víctima para restablecer ese orden alterado. Alterado en el sentido de que alguien ha quebrantado la normativa y el orden público. Para castigo de ese mal realizado por el victimario, el Estado le aplicará a este otro mal. De ahí, el juego de la practica llamada Penalidad. La finalidad de la pena: aplicar un mal (el Estado) por el mal causado (el hecho). Menos por menos, más. Entonces la pena en sí es un efecto positivo, el resultado: la condena, como un bien de justicia aplicado sobre el victimario.

Lejos de este minidiscurso sobre Derecho Penal, vamos el lado del ciudadano cuando esto ocurre. Pongamos el ejemplo en el cual tenemos que realizar una denuncia por un hecho ilícito. Cualquier sea el hecho. Puede ser tanto una amenaza, como un hurto o robo.

Para entonces, después del mal momento pasado. Llamamos a la policía. ¿Para qué?. Digamos, para nos presten ayuda. Nos "presten". La ayuda, al parecer viene prestada también. Como si fuera un servicio, el que nos ofrezcan ayuda. Claro. Ahora lo entendemos. No parece, es un servicio. Y como todo servicio: es un negocio. Un negocio redondo para algunos.  Pero esta ayuda la cual nosotros pagamos de todas maneras por más que a veces no la tengamos. Por que las fuerzas de la policía es un servicio publico, y como publico, su salario sale de nuestros impuestos que pagamos. Entonces tenerla o no tenerla, a la seguridad, también es una cuestión optativa. Por más que según el ordenamiento es deber del Estado estar protegido y "controlado". Pero pagar los impuestos no es optativo. Pero como toda seguridad, existe la exclusividad de seguridad. Acá el gran negocio. 

Como el delito ya es un tema mayor en Argentina, el deber de seguridad es algo por el cual el Estado viene bastante atrasado. Pero.. ¿Cómo podría solucionarse esto?. Bueno, mucho podría opinar sobre esto. Pero no es mi responsabilidad.  Que piensen como hacerlo quienes ganan 90 mil pesos por mes y solo van a "trabajar" una vez a la semana.

Pero, ya que nos hemos desviado mucho del tema. Supongamos que sucede este hecho, del que hacemos mención. Posteriormente, llamamos a la policía. Muy tranquila, esta llega a los pocos minutos. Nosotros deberemos contarles lo ocurrido. Ellos escucharan, pero nada más de eso. Te tomarán los datos. ¿Para qué los datos?. ¿Del sospechoso?. No, los tuyos. ¿Para qué los míos?, si yo lo que quiero es que atrapen al delincuente. Simple. Por que ellos cumplieron una simple orden nomas, que es la de presentarse en el lugar del hecho. Más que eso, la "policía" no podrá hacer nada más. "Si vos queres, podes ir a la comisaria y hacer la denuncia" te dirán. "¿Entonces para qué llamarlos?. Si tengo que ir a la comisaria de todos modos a hacer la denuncia", me acuerdo que decía una vecina mía. Siempre indignada con la inseguridad en este país.

Y si, es así. Para que llamarla entonces. Para que anden dando vueltas, si de todos modos tendré que ir a hacer la denuncia.

Que estén o no dando vueltas, no significa que no sean eficientes o no necesarios. Ojo al piojo. Quizás las cuestiones burocráticas de ir hasta la comisaria, como un nene de jardín va a la maestra a decirle que el otro compañero le pegó. Esta tiene un deber superior de resguardarnos, y no hacernos limitar a nuestras propias necesidades, planes y responsabilidades, de exigir justicia o no. Ya que, todos vivimos en un mundo acelerado, con miles de cuestiones personales que tratar todos los días. No nos hagan poner primero nuestra seguridad, que ya suficiente la delegamos a ustedes con plata de nuestro bolsillo, independientemente de si queramos o no, ir a la comisaria. Quizás haya que cambiar eso, y que sea suficiente con la policía hacerse en el lugar para comenzar y solucionar el hecho y realizarme la denuncia que exijo. Digo.. si la montaña no viene a mi..

Se deja expresamente aclarado que los comentarios realizados en los espacios de participación del Sitio son de exclusiva responsabilidad de sus autores, pudiendo estos ser pasibles de sanciones legales. Los comentarios que fueran violatorios de los Términos y Condiciones de Uso del Sitio y/o del ordenamiento legal vigente podrán ser eliminados e incluso podrá inhabilitarse a los Usuarios en cuestión para volver a comentar. Utilizar los espacios de participación implica la aceptación de los Términos y Condiciones de Uso del Sitio

Copyright | prenoticia.com: todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción total o parcial del contenido exhibido en esta página. El sitio no autoriza bajo ninguna circunstancia la copia del material publicado tanto parcial como total, tanto en texto como en imágenes o vídeos. Usted puede únicamente compartirlas desde los enlaces URL o las entradas compartidas en nuestras páginas oficiales en las redes sociales autorizadas

TE PUEDE INTERESAR